El fabuloso mundo de las mariquitas

compartir este artículo

Consejos prácticos para realizar con éxito fotos macro

El fabuloso mundo de las mariquitas

En este artículo me gustaría contarte algo sobre mi mayor pasión: la fotografía de mariquitas. Para mucha gente las pequeñas bribonas son animales adorables y atractivos motivos de foto. Pero fotografiar mariquitas no es tan fácil, una lección que tenía que aprender yo misma. Mientras tanto, he podido reunir una valiosa experiencia en el trato con los animales y quisiera compartir mis mejores consejos aquí.

En la jerga científica las mariquitas se llaman coccinellidae y se incluyen en la familia de los insectos. Las más conocidas entre ellas son las que tienen un caparazón rojo con puntos negros. La suma de los puntos no revela, en contra de muchas opiniones, cuántos años tiene la mariquita, pero proporciona información sobre la especie, dependiendo de la ubicación y el número de puntos. Las mariquitas se alimentan de áfidos y cocoideos y otras plagas pequeñas, lo que hace el juego a los propietarios de jardín. Y mientras encuentren suficiente comida, dejan en paz a sus congéneres. Sólo cuando tienen hambre, los pequeños escarabajos dulces se convierten en feroces caníbales.

¿Dónde puedo encontrar mariquitas?

Para ser honesta, no es tan fácil encontrar mariquitas. Aunque siempre hay alguien que sostiene que esto es un juego de niños, porque siempre habrá lugares donde encontrarlas. En Internet hay opiniones diversas. Desde mi propia experiencia puedo decir que las plantas favoritas de las mariquitas son aquellas que son susceptibles de albergar pulgones, por ejemplo, las ramas de tomates, zarzamoras y rosales.

La temporada de mariquitas abarca desde marzo hasta octubre, a veces incluso existen verdaderas epidemias de mariquitas (por ejemplo, en el otoño de 2016, porque volvió a hacer calor). Al principio de la temporada de frío, muchas mariquitas se juntan en lugares calientes y protegidos e hibernan. En la primavera siguiente se multiplican y mueren después de poner unos 400 huevos, de los cuales se desarrollan las larvas de mariquita. A principios del verano puedes encontrar algunas de vez en cuando. Con los picos en el caparazón, casi parecen amenazantes. Contra sus muchos depredadores - por ejemplo, pájaros, ranas, arañas y otros insectos - pueden hacer poco.

¿Por qué a la gente le gustan tanto las mariquitas?

Se dice de las mariquitas que traen buena suerte. Que si encuentras una, debes contar los puntos. Cuando más puntos, más suerte vas a tener. Hay centavos de suerte con las representaciones de mariquitas que tienen sorprendentemente muchos puntos. Lo seguro es que: En cualquier caso, un jardinero que tenga muchos mariquitas en el jardín, debe considerarse afortunado.

En comparación con otros insectos, las mariquitas redondas con sus lunares casi son cucas, aunque en la naturaleza el color rojo de su caparazón se considera un color de advertencia. En contraste con la avispa amarilla y negra son, sin embargo, una especie inofensiva. Los niños las aman y les gusta dejarlas correr en sus manos hasta que lleguen al dedo y salen volando con la siguiente ráfaga.

Consejos prácticos para la fotografía de mariquitas

Si quieres fotografiar insectos, debes levantarte temprano - este consejo para la fotografía de insectos es poco útil cuando se trata de mariquitas. En caso de otros insectos puede que sea más fácil retratarlos en formato completo por la mañana, dado que, debido al aire más frío, se quedan en una especie de envaramiento. Las mariquitas, sin embargo, buscan un lugar para esconderse por la noche, y eran, al menos para mí, casi imposibles de encontrar por la mañana o la tarde. Por ello, las busco sobre todo en horas de la tarde cuando hace calor. Entonces, la luz ya no es tan directa y dura como al mediodía, evitando así sombras antiestéticas. Con un difusor naturalmente se pueden hacer también fotos al mediodía, pero como casi siempre salgo sólo con mi cámara sin equipo adicional, evito más bien esta hora.

¿Qué necesito para macros de mariquitas? Por supuesto, un objetivo macro es ideal. Yo misma uso el nuevo Tamron SP 90mm F/2.8 Di Macro 1:1 VC USD. Si tu bolsillo aún no llega para eso, también puedes usar una apertura fija normal con un filtro de lentes de aproximación. Ya también empecé así con la fotografía macro.

Para la fotografía sofisticada de mariquitas necesitas generalmente tres cosas:

  • Una cámara de sistema que permita cambiar el objetivo. Yo hago mis fotos con una cámara de formato completo que permite una menor profundidad de nitidez. Pero también con mi cámara réflex APS-C SLR he podido hacer fotos de macro muy bonitas con un bokeh pronunciado en el fondo.
  • Objetivo macro. Lo ideal sería una distancia focal superior a 50mm, de lo contrario, para conseguir imágenes de formato completo, deberías acercarte tanto al escarabajo que te robarías la luz tú mismo. Por el efecto de Crop de una cámara con sensor APS-C, la distancia focal efectivamente se extiende, por lo que el motivo aparece más grande en la imagen.
  • Buscar y ... encontrar mariquitas

Quién quiere ir un paso más allá y lograr resultados profesionales, podría necesitar algo más de equipamiento:

  • Trípode. Si los escarabajos se quedan quietos, puedes asegurarte con él la guinda. Sin embargo, cuando estos animalitos empiezan a correr, son bastantes rápidos sobre sus pequeñas patas. Reniego por lo tanto del uso del trípode.
  • Difusor. Muy útil para mitigar los contrastes fuertes de la luz del sol. El difusor se hace de un material translúcido y arroja una media sombra sobre el motivo. Sin embargo, yo prescindo de él, ya que me gusta más salir con el menor equipamiento posible.
  • Flash. En caso de oscuridad, se puede iluminar la mariquita con un flash. La luz hace brillar el colorido caparazón. Pero como trabajo sin flash, este punto queda completamente fuera de mi repertorio.

Bueno, he encontrado una mariquita. ¿Qué hago ahora? Aquí algunos consejos prácticos más para una imagen lograda.

¡Evita moverte cuando disparas! Normalmente las mariquitas se sienten en arbustos o matas y no decorativamente sobre flores. Si quieres fotografiar sin trípode, debes tener cuidado de conseguir un tiempo de exposición lo suficientemente corto (p. ej. 1/125 s). Como esto a menudo no es tan fácil, llevo la mariquita en su hoja a un lugar donde puedo minimizar el temblor (por el viento) de los arbustos y el temblor de la cámara (por mi mano). Generalmente es el suelo que me sirve de trípode natural. De esta manera obtengo más estabilidad, y la mariquita no se molesta, ya que la llevé junto con "su" hoja.

¡No seas demasiado impulsivo! Incluso si trabajas rápidamente: Actúa tranquilamente y evita tocar la mariquita. Ella te verá como un enemigo que la quiere comer y querrá huir. Debido al calor de la tarde, los escarabajos son más activos por la tarde, pero con una mano tranquila puedes llegar a muchos. El enfoque es inicialmente muy difícil porque se trabaja en el rango de macro. Si el escarabajo se mueve sólo un milímetro después de enfocar, la imagen puede ser borrosa otra vez. Con el tiempo, sin embargo, desarrollas un instinto, tanto para el deseo de movimiento de los insectos como para el punto de enfoque correcto.

¡En lo posible fotografía la mariquita al nivel de los ojos! La tomas desde la perspectiva del pájaro son relativamente fáciles, pero la mayoría de las veces serán simplemente banales instantáneas que no te dejarán sin aliento. Carecen de profundidad y no reflejan el mundo en que vive una mariquita. Es más interesante cuando ves la mariquita al nivel de los ojos. De esta manera puedes crear una sensación como si el espectador estuviera integrado en la escena. También puede significar que te ensucies la ropa, porque te debes tumbar y ver el mundo del escarabajo desde su perspectiva. Este esfuerzo vale la pena, porque logras una mayor profundidad en la imagen. Además, tumbado tu mano está más tranquila, porque puedes apoyarte en el suelo.

¡Fíjate en el primer plano! ¡Ten cuidado de que objetos en primer plano no te "desenfoquen" el punto de nitidez! A menudo tienes una imagen aparentemente perfecta, pero entonces aparece una brizna de hierba justo delante de la cara de la mariquita e interrumpe ese contacto visual tan importante.

¡Encuentra la luz correcta! Evita el sol directo. Proporciona sombras duras y oscuras sin dibujo detallado. Es mejor encontrar un lugar sombreado con una luz indirecta o "filtrada". Ideal sería, por ejemplo, un lugar debajo de un árbol o a la sombra de un arbusto - o simplemente un difusor.

¡Acércate lo más posible! ¡Muy cerca! No seas tímido. Las mariquitas no pueden picar ni morder y, por tanto, tampoco te hacen daño, si se sienten amenazadas. Lo peor que puede pasar es que se escapen volando. Así que, acércate todo lo que te permita la distancia mínima de enfoque. Así puedes llegar a la relación de ampliación máxima. Pero ten cuidado de no robar la luz al motivo del escarabajo.

Hasta aquí sobre mis propias experiencias con la fotografía de mariquitas. Espero haber podido inspirarte un poco para este tipo de fotografía macro algo especial. Si sigues estos consejos y tienes también algo de práctica en el enfoque manual, pueden surgir imágenes maravillosas que sumergen al espectador en el mundo de las mariquitas.

Sobre el autor: Olivia Michalski

Soy Olivia Michalski (1994) de Bochum. Soy fotógrafa apasionada desde 2010, y me gusta especialmente la fotografía de la naturaleza. En particular en rango macro muestro a la gente, lo que normalmente pasaría por alto. Cuando no me encuentro detrás de un objetivo, trabajo en el hospital: Es decir, actualmente estoy estudiando Enfermería y Salud.

More about the author:

Artículo similar