Fascinación fotografiando pájaros con el SP 150-600 mm G2

compartir este artículo

Fascinación fotografiando pájaros con el SP 150-600 mm G2

Algunos motivos necesitan mucha paciencia. Andreas Hütten aguanta en su escondite con el SP 150-600mm G2 durante horas, hasta que finalmente ve a su presa fotográfica en el visor.

Observando el domicilio de fin de semana de Andreas Hütten, a primera vista en realidad -no ves nada. Porque eso es exactamente el objetivo del bien camuflado aguardo del fotógrafo de animales de Nordhorn. Este sábado ya lleva horas esperando a que aparezca un azor en el ángulo de visión de su teleobjetivo.

En el pequeño estanque que está justo en frente de la escotilla para la cámara se detuvieron ya petirrojos, herrerillos y una ardilla. A las aves, los animales pequeños, pero también a los corzos les gusta acercarse al agua para calmar su sed. Para el fotógrafo la superficie del agua, sin embargo, forma un escenario perfecto para tomas pintorescas de espejo. Para permitir un ángulo perfecto para ver los animales, la pequeña cabaña está situada un metro y medio bajo el suelo. De este modo, Andreas ve a través de su SP 150-600 mm G2 exactamente el nivel del agua.

Cuando aparece de nuevo un herrerillo, Andreas quiere hacerle una foto, a pesar de que no es la gran ave de rapiña que realmente está esperando. Sin embargo, en el primer momento Andreas no se mueve. Quiere que el pajarito se acostumbre primero tranquilamente al entorno. "La experiencia muestra que con acciones precipitadas espantas a más animales, que si esperas un rato", explica. En su opinión, el riesgo de que el pájaro salga otra vez volando espontáneamente, es mucho menor. Finalmente gira el objetivo poco a poco en dirección del herrerillo, después lo tiene en el visor y un momento más tarde en la tarjeta de memoria.

Muchos animales delante del objetivo

Hasta ahora, por la cámara de Andreas ya pasó medio libro de ornitología: El búho chico, la lechuza, el pájaro carpintero, el herrerillo capuchino y el mito para mencionar algunos. Por supuesto pilló finalmente al azor y también al ratonero común. Pero el apasionado fotógrafo de animales no sólo se pone a la espera de motivos con plumas, sino también fotografía ardillas, zorros, corzos y ciervos.

Para lograr imágenes perfectas de la vida silvestre, Andreas necesita un equipo adecuado. Cuenta con el nuevo SP 150-600 mm G2 en una cámara APS-C, cuyo factor de Crop de 1.6 mm, en la posición extrema del teleobjetivo, le proporciona una distancia focal de casi 1000 mm. Así, se consigue una imagen de formato completo incluso de pequeñas aves cantoras. "Me gusta especialmente el bajo peso del SP 150-600mm G2, porque para la fotografía de animales salvaje a veces uno tiene que caminar un buen rato," dice Andreas. "Además el autoenfoque es realmente muy rápido, lo que, por supuesto, puede ser crucial para fotos de animales."

Relajación en la naturaleza

Durante la semana, Andreas trabaja como comerciante al por mayor y en comercio exterior y también está activo como profesor en los centros de educación de adultos en la región. La fotografía de la vida silvestre le sirve hoy como equilibrio a su vida diaria a menudo estresante. "Esto es sencillamente muy relajante, si uno se encuentra solo acechando, puedes desconectar y de paso haces unas fotos hermosas." Sin embargo, Andreas no espera fotos instantáneas al azar, tiene generalmente una imagen muy exacta en mente e intenta llevarla a la realidad meticulosamente. "A veces, hasta que consigo realizarlo, puede tardar un año ", cuenta. "Pero siempre funciona en algún momento."

Recientemente, por ejemplo, Andreas estaba a la caza de una foto de un cárabo. La primera sugerencia dónde encontrarlo, se la dio una compañera fotógrafa. Por supuesto no basta con simplemente saber dónde vive un cárabo. Para una buena imagen, también la luz debe ser la adecuada, y el animal debe salir fotogénico: Sólo si la expresión es la correcta, la foto sale realmente bien.

Para Andreas se separa la paja del trigo justamente aquí: Teóricamente, todo encaja, sin embargo, el búho parecía muy aburrido. Esto significa para Andreas que, a pesar de las muchas fotos que ya ha hecho: Volver otra vez, hasta que la foto salga tal cómo se imagina. Es entonces cuando la muestra en su sitio web y en las redes sociales.

La virtud suprema es la paciencia

"Muchos de mis fans, pero incluso participantes del taller piensan en principio, que uno podría hacer este tipo de imágenes mientras da una vuelta por ahí con el perro. Pero que yo a veces estuviese sentado hasta doce horas en una pequeña cabaña y, aún así, finalmente me fuera sin la foto del azor, eso sólo se lo esperan unos pocos", dice Andreas. Los aguardos los alquila en los parques nacionales en los Países Bajos cercanos. En Alemania, ésos son raros de encontrar, ya que los requisitos de construcción son más estrictos.

Al fotógrafo de Nordhorn también le gusta hacer fotos delante de su puerta: A veces prepara un lugar durante semanas o meses, tiene que volver una y otra vez para saber, cuándo el mochuelo si sienta siempre en la misma rama, donde se encuentra el mejor ángulo y cómo puede controlar la luz. "Por casualidad observé cómo un búho chico se posaba en un árbol. Cuando, unos días después, volví a última hora de la tarde, estaba sentado ahí otra vez. Significaba que había encontrado el árbol dónde duerme y podía hacer de este modo unas fotos excelentes durante mucho tiempo." Para ello sólo debes andar con los ojos bien abiertos por el mundo y tener en cuenta las necesidades de protección de los animales del bosque, en su mayoría muy tímidos.

Sobre el autor: Andreas Hütten

Andreas Hütten (*1988) es de Nordhorn en el Condado de Bentheim. El comercial al por mayor y de comercio exterior se infectó del "virus de la fotografía de la naturaleza" cuando se compró hace años su primera cámara réflex. Le fascina especialmente la fotografía de la vida silvestre, por lo que está tratando de pasar cada minuto libre en la naturaleza. Con la venta de sus fotos y la organización de talleres, su hobby se ha convertido en una actividad secundaria. El apasionado fotógrafo de naturaleza está trabajando en su próximo proyecto: un libro de fotografías propio.

More about the author:

Artículo similar