Crear un método de fotografía

compartir este artículo

Crear un método de fotografía.

Crear un método de fotografía. Esto suena a "Profesionalidad". A "Sé lo que estoy haciendo". A "tengo un plan". Suena bastante a "especial" y - dependiendo de quién habla sobre el método de fotografía - también a elitista.

Y vemos todos los días que un método no significa ni mucho menos hacer una buena foto. Las instantáneas creadas con la aplicación de la cámara del Smartphone, llegan a Instagram, en álbumes de fotos familiares y también con frecuencia en publicaciones con grandes audiencias. ¿Fueron hechas estas imágenes con un método en la mente del fotógrafo? En la gran mayoría de los casos, la respuesta es: No. Fotógrafos de reportaje a menudo sólo "aprietan el botón". Sin embargo, estos profesionales saben exactamente lo que están haciendo en el momento del disparo. Una instantánea vive a través de la vitalidad y la autenticidad del motivo y no por un plan elaborado en detalle.

Aún así. Uno puede negarse cuanto quiera, pero si uno aborda más detenidamente el tema de la fotografía como una forma de expresión, tarde o temprano se tiene que enfrentar inevitablemente al tema del método. Sin embargo, no porque un método sea la panacea. Un método te prepara y crea una rutina ya antes de una sesión fotográfica, ni más ni menos. No obstante, esta rutina es una muy buena amiga. Si te sientes bien con ella, ella te puede salvar el culo en una sesión fotográfica prevista.

Especialmente para la fotografía de alimentos es bueno desarrollar rutinas y poder trabajar de acuerdo con patrones establecidos. Por supuesto el motivo no se te escapa corriendo, y una vez que te hayas acostumbrado, incluso te lo comes con placer aunque se te haya enfriado, el tiempo se encuentra definitivamente del lado del fotógrafo. A pesar de ello, la comida recién preparada se ve simplemente más hermosa y ahí sí existen algunas limitaciones a la hora de hacer experimentos. A más tardar cuando la hoja de la lechuga cuelga triste y marchita del sándwich a fotografiar, sabes que has tardado un poco demasiado para fotografiar ese sándwich que en realidad ha sido bien preparado. Dichoso quien ha pensado por adelantado en la disposición del conjunto, la luz y el atrezo, es decir, quien ha desarrollado un método.

Para las fotografías en eat this! y para nuestros libros, procedemos de acuerdo a un patrón bastante simple.

Dado que fotografiamos casi exclusivamente con la "luz disponible", son la hora del día y la posición actual del sol quienes dictan dónde fotografiamos. Una ventana al norte es a menudo la mejor opción como fuente de luz. Si uno al elegir la vivienda no se fijó en la ventana al norte, tiene que ir respectivamente con o contra el sol y elegir un lugar con una iluminación indirecta y suave.

La base y un posible fondo se elijen según el colorido de la escena y el estado de ánimo que queremos crear con la imagen. Los colores de una calabaza curry amarillo-naranja naturalmente brilla mucho menos sobre un fondo de madera también anaranjado que si se le fotografía sobre un fondo oscuro. Una crema de nabos brillante en tazones blancos también se pierde sobre un fondo claro. Para la imagen de una barbacoa Panzanella por lo tanto elegimos una fuente blanca, que resalta los tonos rojo, naranja y amarillo de las frutas, el fondo rústico de madera pega con el tema de una barbacoa de verano.

Del mismo modo procedemos en la selección del atrezo. ¿Qué servilleta pega al motivo? ¿Y quieres dar la impresión de una mesa hermosamente presentada con el cubierto "bueno" o deseas que la imagen muestre al lector que puede preparar este plato perfectamente y llevarlo a la próxima fiesta de barbacoa?

En la composición propiamente dicha de la imagen hay pocas oportunidades de actuar según un esquema determinado. Aquí es necesario sobre todo tener sensibilidad. Nos hemos acostumbrado a fotografiar desde la perspectiva "del que come" para transmitir así al lector del blog que son nuestros invitados mirando su propio plato. Por eso debemos tener cuidado, por ejemplo, al colocar los cubiertos de tal manera como se esperaría en una mesa bien puesta. También es importante que la luz llegue al motivo desde atrás o desde el lateral, de frente se debería sólo aclarar. A veces también es necesario reconstruir todo el conjunto al cambiar de modo retrato a modo paisaje. Gracias al método uno se puede imaginar cómo debe entrar la luz después de la recolocación y así saber instintivamente cómo debería ser la nueva disposición.

Para dar más estructura a la imagen, a menudo utilizamos especias molidas gruesamente, sal de mar gruesa o hierbas frescas picadas y en serio - esto puede convertir una buena foto en una imagen perfecta.

Sólo ahora es el momento de coger la cámara y seleccionar el objetivo correcto. En el caso de la panzanella se trata de enseñar mucho. El pan, la parrilla, las alcaparras y el aceite de oliva deben ser visibles, sin que la imagen parezca sobrecargada y "estrecha". Un ángulo demasiado grande, sin embargo, da una sensación no natural y distrae del protagonista real, la fuente de ensalada. Resumiendo, escogemos el Tamron SP 35mm F/1.8 Di VC USD, que realiza las fotos con nuestra Canon 60D a una distancia focal aproximadamente normal.

¿Significa esto que estamos trabajando según un método predeterminado y escrito para cada receta en el blog? No, claro que no. Como ya se mencionó, se trata aquí de patrones y experiencias. Uno comete errores, aprende de ellos, sabe la próxima vez cómo puede evitarlos y recopila de este modo los ingredientes básicos para un método de fotografía. Y seamos honestos, la diversión y la creatividad se irían al carajo, si fotografiásemos ya solamente según el "esquema X".

Artículo similar