Formación de la imagen (2): Espacio y espacio vacío

compartir este artículo

Espacio y espacio vacío

Formación de la imagen

La formación de la imagen es la clave para lograr una buena foto. En la primera parte de nuestra serie sobre la formación de la imagen nos ocupamos del visor como medio compositivo. Un buen fotógrafo utiliza el marco del visor conscientemente para integrar o excluir determinados elementos en la imagen. Esta vez trataremos otro principio fundamental para la elaboración de la imagen: el espacio que da a su objeto dentro del marco de la imagen.

Posición en el marco de la imagen

Vamos a empezar con una pequeña tarea: Tome su libro ilustrado favorito o una revista y observe las fotos. Tómese su tiempo para pensar en lo que ve. ¿Cuál es el motivo principal? ¿Cómo se dispone en la foto?

Se dará cuenta que rara vez el objeto principal de la imagen desarrolla por sí solo la fuerza de la fotografía. Es mucho más crucial cómo se comporta con respecto al marco de la imagen. Como el espectador lee "entre líneas", el sentido más profundo de la imagen se infiere por lo general a partir de la disposición de los elementos gráficos. El motivo principal puede ser grande o pequeño, puede estar cortado o completamente visible.

Motivo principal en el contexto

Tan pronto como sepa cuál es su motivo principal, retroceda mentalmente un paso. Piense en lo que usted quiere expresar con la captura de la imagen. Puede ser, por ejemplo, en concreto el tamaño de un edificio o en, sentido figurado, la vulnerabilidad de una persona.

A partir de estas reflexiones se crea automáticamente una primera idea de la foto. Muestre la casa en formato completo y rellene el espacio. Posicione a las personas en el borde inferior a un tamaño pequeño y el espacio vacío hará que la sensación sea "abrumadora".

Gracias al tamaño y a la posición del motivo principal en el marco de la imagen, puede cambiar decisivamente el mensaje de la imagen. El espacio alrededor del motivo principal confiere a la imagen profundidad de contenido.

Pruébelo: Haga una fotografía donde el motivo principal se sitúe en el centro. A continuación, haga otra con el objeto en el borde. Juegue con los diferentes tamaños de la imagen. Intente integrar el fondo como un "espacio vacío" en la formación de la imagen.

A partir de ahora al fotografiar piense siempre en el "espacio". Cómo lo utilice y su función como medio compositivo tienen una influencia directa en el mensaje de la imagen.

Ser consciente de poder darle más o menos espacio al objeto que se quiere capturar aguza la visión.  Y después de un tiempo será muy probable que utilice el espacio intuitivamente para lograr la formación precisa de la imagen.

Artículo similar