Así evita típicos errores en las imágenes

compartir este artículo

Cree sus imágenes como un profesional.

Así evita típicos errores en las imágenes

¡Quién no comete ningún error, no aprende nada! Esta frase, que sin duda tiene validez general en la vida, es particularmente cierta también respecto a la fotografía. Cada fotógrafo hace más o menos errores. ¡Y esto es bueno! Porque cualquier error ofrece una oportunidad de aprender algo, de aprender y mejorar.

¿Conoce sus errores típicos? En una nueva serie, queremos mostrarle las principales causas de imágenes fallidas. En este primer artículo le mostramos cuáles son los tres errores más frecuentes.

Revise sus tomas una vez siendo muy autocrítico, o pídale a un amigo o un fotógrafo conocido su opinión: ¿Qué error he hecho aquí? ¿Qué puedo mejorar la próxima vez?

Error n° 1: La imagen es borrosa

Cuando hizo la foto, toda su atención iba dirigida a las hermosas flores en el borde del camino. Pero en la foto, las pequeñas flores ni siquiera se aprecian. La solución: ¡Más cerca! Ponga el objeto principal grande en la imagen y corte elementos poco importantes. O: separe mediante una profundidad de campo pequeña (gran diafragma) el objeto principal del fondo. En nuestro ejemplo, el fotógrafo se ha puesto de rodillas y ha colocado las flores grandes en la escena en una toma de cerca.

Error n° 2: La imagen no está enfocada

El enfoque no significa aquí la nitidez, sino el "atrapa ojos" principal. Estas dos imágenes muestran la cúpula de la Basílica Santa Maria della Salute en Venecia. En el caso de la orientación vertical los elementos varios en primer plano son demasiado "llamativos", desvían la atención del objeto principal. Por el contrario, con la orientación horizontal la mirada del observador está claramente dirigida. La solución: una imagen fuerte necesita siempre un mensaje claro. Esto se consigue, por ejemplo, mediante un elemento central. Componga la toma de tal modo que el objeto principal sea el pilar visual de la fotografía.

Error n° 3: El cielo vacío roba el efecto de la foto

Ponga atención a cómo integra el cielo en la imagen. En un día soleado alegre el cielo blanco azul puede parecer muy tentador. Un cielo de un solo color o, peor, un cielo gris, puede sin embargo robar todo el efecto a una foto. La solución: si elige otra sección de la imagen, puede evitar este error muy fácilmente. Tome una sección de la imagen más estrecha, incline quizás la cámara un poco hacia abajo, para recortar el cielo (véase los ejemplos de imagen 3-1 y 3-2). O efectúe algunos pasos hacia atrás y observe si puede llenar el cielo con una rama que cuelga hacia abajo (véase los ejemplos de imagen 3-3 y 3-4).

Con estos conocimientos ahora ya podemos efectuar una búsqueda centrada. Revise el potencial de optimización de sus tomas, y comprobará que en la próxima excursión volverá con tomas mejores.

Artículo similar