Viajando con el ultra teleobjetivo

compartir este artículo

Prueba práctica: TAMRON SP 150-600 mm F/5.6-6.3 Di VC USD

Viajando con el ultra teleobjetivo

El fotógrafo Peter van Bohemen nunca habría imaginado que podría irse una vez de viaje con un teleobjetivo de 600 mm. Y ya lo ha hecho dos veces: en primavera se fue a Estados Unidos con el nuevo Tamron SP 150-600 mm F/5.6-6.3 Di VC USD y en verano incluso se lo llevó de vacaciones con la familia.

Hace unos años, Peter van Bohemen lo habría rechazado educadamente. «¿Un teleobjetivo de 600 mm? Tengo claro que no quiero tener que cargar con semejante aparato durante las vacaciones», decía convencido. Pero entonces llegó el nuevo Tamron SP 150-600 mm F/5.6-6.3 Di VC USD y el apasionado fotógrafo de Schiefbahn (Bajo Rin) no pudo resistirse a él. «Al principio no me lo podía creer, pero este ultra teleobjetivo no pesa ni dos kilogramos y con sus 26 cm de longitud de construcción es tan compacto que me cabía perfectamente en la mochila donde llevo el resto de mi equipo fotográfico. Al fotografiar, es muy fácil de usar incluso sin emplear un monopie y se puede llevar simplemente en la correa de la cámara.»

2400 kilómetros por Estados Unidos

En su primer viaje, Peter van Bohemen fue de Nueva York a Miami. Recorrió unos 2400 kilómetros en doce días, pasando por ocho estados. Fue un plan muy dinámico, que le dejó muy poco tiempo para entretenerse. Sin embargo, gracias al teleobjetivo de 150-600 mm, el fotógrafo consiguió capturar imágenes extraordinarias. Su estrecho ángulo de visión permite ampliar y capturar incluso detalles alejados.

«Utilizando una distancia focal larga, pude descubrir muchos objetos que no hubiese alcanzado con un teleobjetivo convencional. Así, pude concentrarme en algunas fotografías atípicas que pocos fotógrafos prevén hacer durante una ruta», cuenta entusiasmado Peter van Bohemen.

El ángulo de visión extremadamente estrecho, de 16 a 4 grados en función del ajuste del zoom, permite una composición muy densa. Gracias al estrecho encuadre, el primer plano y el fondo de la imagen dan la sensación de estar más cerca uno de otro. «Este efecto funciona especialmente bien con los rascacielos de Nueva York.»

Pulso óptico

El viaje siguió, pasando por Filadelfia, hasta Washington D.C. Allí, la Casa Blanca se hallaba naturalmente en la lista de fotografías obligadas. Pero cuando Peter van Bohemen se situó delante de la residencia oficial del presidente de Estados Unidos con el 600 mm, pasó a encontrarse él mismo en el punto de mira. «Por así decirlo, libré un pequeño duelo óptico con uno de los empleados de seguridad situados en el tejado, al cual no parecía hacerle mucha gracia el tubo negro situado en mi trípode. En lugar de estar en medio de los turistas, de repente me encontré rodeado de varios señores con traje, que me observaban a mí y a mi equipo con ojos críticos.» Al principio, el fotógrafo aficionado siguió fotografiando sin inmutarse, pero acabó optando por una discreta retirada. El intenso intercambio de preguntas y respuestas con los Men in Black podría haber puesto en peligro el ambicioso programa del viaje. «En todo caso, Barack Obama no se dejó ver mientras estuve allí.»

En el Capitolio pudo seguir tomando fotografías sin impedimentos. Al anochecer, obtuvo fantásticas capturas de la penumbra con el ultra teleobjetivo. En las demás escalas del viaje —Richmond, Charleston, Savannah, Jacksonville y Miami— Peter van Bohemen también fotografió en varias ocasiones con relativamente poca luz. «Para estas fotos, pude prescindir muchas veces de usar un soporte estativo. Gracias al estabilizador de imagen del Tamron 150-600 mm, prácticamente no hay que tener en cuenta las antiguas reglas de los tiempos de obturación al fotografiar con la cámara en mano.»

Tan lejos y tan cerca a la vez

Al volver a Alemania, apenas tuvo tiempo de editar las fotografías. Se fue de vacaciones con toda la familia a la costa atlántica francesa. «Aunque iban a ser principalmente unas vacaciones relajadas en familia, metí el equipo de fotografía en el maletero, incluyendo el objetivo de 150-600 mm.» Y el fotógrafo no se arrepentiría de esta decisión.

En la Duna de Pilat, Peter van Bohemen fotografió los parapentes que se lanzan de la duna movediza más grande de Europa. En algunas de las imágenes, los parapentistas están tan cerca que parece que el fotógrafo esté con ellos en el aire. «El ultra teleobjetivo me permitió capturar los objetos tan de cerca que parece que hubiese sido parte del grupo», cuenta entusiasmado, a la vez que elogia la elevada calidad de imagen del Tamron 150-600 mm F/5.6-6.3 Di VC USD. Al ampliar las imágenes, se demuestran las excelentes propiedades de resolución, que permiten reproducir incluso los detalles más pequeños.

Para evitar las aberraciones cromáticas que suelen ocurrir al utilizar teleobjetivos, los ingenieros de Tamron integraron en el objetivo tres elementos de baja dispersión. Además de ello, las lentes disponen del nuevo revestimiento eBAND desarrollado por Tamron, que es muy eficaz para disminuir los reflejos de luz no deseados en las superficies de cristal y aumentar, así, la luminosidad de las imágenes.

«En conjunto, el nuevo 150-600 mm de Tamron me ha fascinado por completo. Para mí, este objetivo ofrece una elevada calidad óptica, una construcción sólida y un manejo óptimo a un precio muy atractivo. Un pack fantástico», resume Peter van Bohemen, tras su intensa evaluación práctica. «El objetivo es lo suficientemente compacto como para llevarlo siempre consigo. Con su enorme distancia focal y el ergonómico soporte para el trípode, que funciona como práctico mango, es fácil fotografiar muchos objetos incluso sin moverse de sitio.»

El equipo

«Tengo un equipo muy completo y utilizo siempre lo que necesito para cada día concreto. Aparte de dos DSLR de formato completo —Canon EOS 5D III y EOS 6D— también llevo en la mochila algunos objetivos de distancia focal fija, un objetivo especial Tilt Shift (basculable y descentrable) y los siguientes objetivos Tamron: Tamron SP 24-70 mm F/2.8 Di VC USD, Tamron SP AF 90 mm F/2.8 Di MACRO 1:1,
Tamron SP AF 28-75 mm F/2.8 XR Di LD Aspherical [IF] Macro, Tamron SP 150-600 mm F/5-6.3 VC USD.»

5 consejos para la fotografía con teleobjetivo

  1. Fotografíe con una apertura de diafragma grande para obtener un bonito desenfoque del fondo (bokeh). A mayor distancia focal, mejor será el efecto de separación que se obtendrá.
  2. Con una distancia focal larga parece reducirse la profundidad de campo de la imagen. Puede utilizar este efecto para aumentar la sensación de proximidad entre los elementos de la imagen.
  3. Utilice una distancia focal larga para capturar a fotograma completo sujetos alejados, como por ejemplo los tímidos animales salvajes. Así es como se consiguen imágenes que dan la sensación de que se encontraba al lado de los objetos fotografiados.
  4. Fotografíe utilizando un soporte estativo. Ello permite una composición más fácil con el ultra teleobjetivo. Un monopie es práctico si debe aguantarse el teleobjetivo durante un largo período de tiempo.
  5. Cuando realice fotos con la cámara en mano, active el estabilizador de imagen. En el mejor de los casos, ello le permitirá reducir unos cuatro niveles de exposición, con lo que incluso con 1/80 segundos podrá obtener fotos bien enfocadas con una distancia focal de 600 mm.

Sobre el autor: Peter van Bohemen

Peter van Bohemen empezó a hacer fotos a los 14 años. Experimentó mucho con la fotografía todavía analógica de entonces y cada vez se lo pasaba mejor haciendo fotos. El apasionado fotógrafo trabaja desde hace 25 años como gestor de proyectos en un fabricante de software. El hecho de que a muchos fotógrafos les suene su nombre tiene un motivo: en el año 2011 tuvo una exitosa participación en el primer reto de FotoTV como candidato de fotocommunity.de.
www.vbohemen.de

Artículo similar